Citibank tomó el control de toneladas de oro venezolano

El Banco Central de Venezuela debía pagar 1.100 millones de dólares del préstamo total de 1.600 millones para recuperar parte de los lingotes en una recompra, pero no cumplió.

El Citibank tomó control de toneladas de oro venezolano, luego de que el Banco Central (BCV) del país no recomprara este mes el metal que garantizaba un préstamo, y ahora planea venderlo y depositar el excedente en una cuenta bancaria, según fuentes conocedoras de la operación.

Venezuela ha recurrido al oro de sus reservas para obtener efectivo, ya que viene sufriendo desde 2015 una caída sostenida de sus ingresos petroleros, su mayor fuente de divisas, en medio de una profunda crisis económica. Sin embargo, a partir de 2017, solo ha podido recuperar parcialmente los lingotes en juego.

Bajo los términos de la operación acordada con Citibank en 2015, Venezuela debía pagar antes del 11 de marzo de 2019 1.100 millones de dólares del préstamo total de 1.600 millones para recuperar parte del oro en una recompra, dijeron cuatro fuentes, que pidieron el anonimato. El monto restante vence el año que viene.

Citibank tiene planeado vender el oro en garantía -equivalente a 1.358 millones de dólares- para cobrarse el primer tramo adeudado, y depositar unos 258 millones restantes en una cuenta en Nueva York, de acuerdo con dos de las fuentes.

«El acuerdo para esta recompra de oro ya se venció, y el BCV no cumplió», apuntó una de las fuentes consultadas. Una cuarta fuente del régimen venezolano familiarizada con la operación confirmó que el Banco Central no transfirió el dinero este mes para cumplir con el acuerdo con Citibank.

En un informe presentado al regulador estadounidense en febrero, Citibank había dicho que el acuerdo con Venezuela le dio «toda la propiedad y derechos legales sobre el oro por los 1.600 millones de dólares». El Banco Central no respondió de inmediato a una solicitud de información sobre este caso y Citibank declinó comentar.

Venezuela enfrenta incumplimientos de bonos por unos 60.000 millones de dólares desde el 2017. Pero además firmas como Conoco y Crystalex reclaman millonarias indemnizaciones tras la decisión del fallecido presidente Hugo Chávez, que antecedió a Maduro, de excluirlas de proyectos petroleros y mineros.

«Queremos abordar la deuda de manera integral. Calculamos que alcanza unos 200.000 millones de dólares», apuntó una de las fuentes del entorno de Guaidó, a quien Maduro considera un títere de los Estados Unidos, país al que acusa de querer sacarlo del poder para apoderarse de las riquezas petroleras.

Fuente: Infobae.com

(Visited 17 times, 1 visits today)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*