El Legislativo apunta a inflar el presupuesto 2023 con aumento de salarios, afirman

Continúa el análisis del Presupuesto General de la Nación (PGN), y el senador Stephan Rasmussen, miembro de la Comisión de Hacienda, indicó que preocupa el incremento de los gastos rígidos (aumento de salario y creación de cargos) previstos para el plan de gastos 2023 y advirtió que si el déficit fiscal sigue profundizándose, se pondrá en riesgo los haberes jubilatorios. Afirmó que un posible planteamiento de aumento de impuestos no será la solución mientras se siga destinando recursos al aumento de salarios.

“Hay muchos pedidos en el Poder Legislativo, en el Congreso, en Senadores y Diputados, también hay pedidos de funcionarios del Ministerio de Salud y también del Poder Ejecutivo, vamos a ver cómo sale el presupuesto, pero esperemos que haya más cautela y más austeridad, comenzando por el Legislativo, porque al final uno desde este poder es juez y parte y pide austeridad a todo el mundo, pero no aplica, entonces no tiene mucho sentido”, expresó el senador a La Nación.

Explicó que causa preocupación que se infle el presupuesto en aumento de salarios y creación de cargos, pedidos que aún se debaten en las comisiones del Congreso. “Particularmente me opuse porque considero que el aumento de salario no tiene que ser de manera genérica, sino que tiene que ser con evaluaciones previas, dependiendo del cargo, las funciones y demás”, explicó y afirmó que este tipo de debates se complica teniendo en cuenta el escenario electoral.

Añadió que el Estado debe definir primero sus prioridades antes de aprobar estos aumentos. “En salud por ejemplo hay muchas prioridades, los aumentos salariales para cargos administrativos hay que tomarlos con pinzas, pero creo que se viene un presupuesto bastante complicado”, advirtió el parlamentario, quien indicó que tienen tiempo para tratar el presupuesto hasta el próximo 30 de noviembre.

Así también, Rasmussen adelantó que el presupuesto que se plantea desde la Cámara de Senadores es más abultado que la versión de Diputados, por lo que apeló a la prudencia de sus colegas. “Si se sigue utilizando el dinero de la forma en la que se utiliza, si se reduce la edad de jubilación como se hizo en este periodo para varios sectores, el dinero no va a alcanzar y eso puede repercutir en el sector jubilatorio”, alertó.

El déficit fiscal para este año es de US$ 250 millones y para el 2023 se estima que ascenderá a US$ 322 millones. Rasmussen apeló a la conciencia de las diferentes instituciones y en especial del Congreso, y afirmó que si sigue esta tendencia de malgasto, esta cifra seguirá profundizándose. “Es una bomba que va a explotar y puede perjudicar de manera importante a los jubilados”, aseveró.

 

(Visited 5 times, 1 visits today)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*